USOS DEL ZAPOTE BLANCO  

    La medicina tradicional mexicana recurre en la mayoría de los casos, al uso del zapote blanco para inducir en los pacientes la hipertensión arterial sostenida. Se utilizan tanto las hojas como las semillas. La infusión para una sola toma requiere 1/8 de semilla para obtener el efecto deseado, mientras en el caso de emplear hojas, el material requerido es de 25 a 40 gramos por toma. Para algunos informantes el zapote blanco es útil para el tratamiento del insomnio, sin embargo anteponen el efecto hipertensor que produce la ingestión de un té de hojas o semillas. Es interesante señalar que al referirse a la utilidad del zapote blanco, respecto a los trastornos del sueño, se emplea con gran frecuencia la expresión "regulador del sueño¨ o bien si se destaca que más que adormecer el producto facilita el sueño.

    Respecto al concepto clínico de presión alta, tan empleado en el léxico de la medicina tradicional, resulta difícil establecer con precisión la forma y momento en el cual la cultura popular incorporo el hallazgo en su cosmovision medica y sobre todo su vinculación con el uso del zapote blanco; el efecto hipertensor atribuido a los extractos preparados con las semillas del zapote blanco se descubrió en un periodo que abarca el final del siglo pasado y el primer tercio del siglo actual. Antes de este periodo la medicina oficial considero a la planta como útil en el tratamiento del insomnio, como inductor del sueño sin los efectos indeseables de otros hipnóticos de aquella época.

    La infusión a base de base zapote blanco se indica por las noches una o dos horas antes de dormir y se recomienda después de haber tomado el ultimo alimento. No existe ninguna contraindicación del producto quizás por hecho reconocidos por los propios curanderos o yerberos de su uso por vía oral esta totalmente circunscrito a aquellos pacientes de avanzada edad o que por el contrario, siendo jóvenes, poseen un diagnostico de presión alta. No hemos detectado la administración oral de estos productos del zapote blanco en mujeres y niños.

    Resulta interesante la observación del uso de infusión de hojas de zapote blanco para ¨baño de mujer¨ después de ocurrido el parto, que lo indicaría como con cierta propiedad constrictora. Respecto a otros usos específicos, en algunos casos se reporta como útil para la diabetes sin que se establezca ninguna relación de esta enfermedad y las propiedades hipertensoras reconocidas para la planta. El uso externo (piel) parece haber sido abandonado, ya que la semilla no es ya utilizada (quemada y molida) como se informa en fuentes históricas.

    En otras ocasiones se utilizan las hojas del zapote blanco en la combinación con las del chayote (Sechium edule) y alpiste. La receta sugerida para el tratamiento de la hipertensión arterial es : (insistiendo en la precisión de sus cantidades) 5 hojas de zapote blanco + 3 hojas de chayote + 3 alpistes en forma de te. Al parecer es la hoja o la semilla de Casimiroa edulis la parte empleada con mayor frecuencia.

    En especial Casimiroa edulis (zapote blanco) se utiliza por los Tarahumaras de diferentes maneras. Uno de usos medicinales es para el alivio del asma, ya que en esa región las temperaturas son muy abruptas y es por eso que gran parte de la población infantil manifiesta esta enfermedad y por lo tanto tienen bien identificado el remedio, que consiste en: Un cocimiento colado de escudilla, una onza de benedita, aceite de ruda, media onza de manzanilla, medio hueso de zapote molido, un poco de sal y además deben de tener las siguientes precauciones, guardarse demasiado del frío y del calor muy quemante, no dejar dormir al niño o paciente y huir del sueño del medio día, esto se repite por 22 días y se presenta alivio notorio.

    Otros de los usos que este grupo le da, es para dolores antiguos de cabeza y en estos muy grandes dolores conviene hacer sangrías so pena de la vida, el remedio consiste en cortar el cabello a puntas de tijeras y laven la cabeza en ayunas o antes de cenar con un cocimiento tibio de hojas de Malvas, cebada, rosas, flor de manzanilla, violeta y dos lechugas.

    Uno de los rituales que se hacen para retirar la apoplejía débil; (porque la apoplejía fuerte es incurable); es hacer en una noche de luna llena un lavativa que consiste en polvos de hueso de zapote, un tomin y un poco de sal, esto se toma y ellos le atribuyen que esta lavativa destapan las vías y los caminos del espíritu que eran obstaculizados, después de haber tomado esto se pone un trapo de agua caliente con hojas de laurel y eucalipto esto se coloca sobre el pecho; y esto se debe a que el eucalipto refresca al espíritu y ayuda a sanar al paciente.

    Otra es que las personas que sentían que el Dios de la lluvia estaba molesto con ellos; porque no llovía y había malos temporales; hacían un té de zapote blanco y se lo tomaban y les producía demasiado sueño y dormían por una o dos horas profundamente y el curandero hacia el desalojamiento del mal espíritu de su cuerpo.

    Baste quizás decir, que el uso de esta planta ilustra la continua interacción la existe entre la cultura medica popular y el desarrollo de la ciencia medica, en un proceso de transculturación que va configurando la participación de la herbolaria como recurso para la salud entre la población.