ALACRANES VENENOSOS DE JALISCO

 

    Aún cuando todas las especies de alacranes son venenosas, en la mayoría de ellas el veneno es de potencia muy baja. En nuestro país únicamente los alacranes del género Centruroides poseen veneno neurotóxioco peligroso al hombre; al inocularlo en adultos y principalmente en niños, provoca reacciones severas e incluso la muerte.

Foto3.JPG (13836 bytes)                          Foto7.JPG (19433 bytes)

                                    Centruroides limpidus                                                      Centruroides elegans

 

 Foto4.JPG (26276 bytes)                               Foto6.JPG (15854 bytes)

                                                        Centruroides infamatus                                             Centruroides noxius

    En México han sido registradas 221 especies de alacranes pertenecientes a varios géneros, de las cuales sólo 7 poseen veneno mortal al hombre. En el estado de Jalisco habitan cuatro especies con veneno mortal: Centruroides noxius en los límites con Nayarit, Centruroides elegans en la vertiente del Pacífico, Centruroides limpidus tecomanus en la costa sur limítrofe con Colima y Centruroides infamatus infamatus en toda la zona centro del estado. Las cuatro especies presentan esternón triangular. Sus venenos son neurotóxicos y se contrarrestan con el suero polivalente antialacrán que se produce en los Laboratorios Bioclón y en los de la Secretaría de Salud. Estas especies anualmente producen varias muertes, principalmente en niños.

    El vocablo náhuatl colotl significa alacrán y nombres como Colotlán y Tecolotlán, hacen referencia al alacrán, el primero como lugar de alacranes y el segundo como señor del lugar de alacranes.

    Los alacranes fueron de los primeros animales pobladores de la tierra firme, sus fósiles datan del Carbonífero; en ellos se muestra como ni su forma de vida ni su anatomía han sufrido transformaciones, por lo que podemos considerarlos fósiles vivientes. Desde su aparición hace aproximadamente 450 millones de años, ocuparon todas las regiones cálidas del planeta, encontrándose siempre en el suelo o entre las cortezas de los árboles y hasta un metro de profundidad en sus túneles. Se refugian en galerías que ellos mismos cavan bajo troncos y piedras. En sus madrigueras buscan protección a la luz solar directa y de la claridad diurna; temperatura estable, principalmente en zonas de fuerte variación térmica diaria como son los desiertos y las zonas montañosas; variación mínima de humedad y protección ante predadores.

    Es frecuente encontrarlos bajo tejas o maderas en lugares habitados por el hombre, e incluso bajo estiercol vacuno, donde cavan un pequeño agujero en el suelo. Dentro de las casas habitación los podemos encontrar en grietas de paredes, detrás de los cuadros, bajo los muebles o entre la ropa y los zapatos; en estos lugares encuentran un sitio obscuro, de temperatura y humedad estable. En las casas viejas o descuidadas, en las que paredes y pisos presentan grietas u oquedades es más fácil encontrar alacranes; en los techos de palma y teja, así como entre el escombro, basura u objetos almacenados dentro o fuera de las casas. Las casas bien aseadas y de construcción más reciente dificilmente albergan alacranes; sin embargo, existen regiones de algunas ciudades en Colima, Jalisco y Michoacán, en las que aún en zonas urbanas de construcción reciente, pero con hábitos de higiene no muy estrictos, existen algunas poblaciones de alacranes numerosas bien establecidas.

     Tanto en el medio rural como en las ciudades, los alacranes son útiles predadores de plagas y animales dañinos. En las ciudades son los mejores predadores de las cucarachas y arañas capulinas, mientras que en el campo diezman las poblaciones de escarabajos y tisanópteros en forma notable.Todas las noches los alacranes salen de sus madrigueras y esperan al acecho la cercanía de sus presas. llegando a devorar varios insectos por noche, pero si es necesario, pueden permanecer largos periodos en ayuno, los cuales pueden durar hasta varios meses durante los cuales su metabolismo se reduce al mínimo.

     El uso de insecticidas es un factor determinante en la presencia de alacranes en los núcleos urbanos. Es notable constatar como en zonas con climas cálidos en las que se utilizan muchos insecticidas, como en las ciudades, los alacranes son muy escasos o prácticamente no existen, mientras que las cucarachas sí son abundantes, aún en zonas modernas o limpias. Sin embargo, en poblados pequeños y en zonas donde no es frecuente el uso de insecticidas, casi no existen cucarachas, pero las poblaciones de alacranes son más numerosas. Esto se explica al considerar que los alacranes son muy sensibles a los insecticidas y las cucarachas no. Si enseñaramos a las personas a diferenciar las especies de alacranes peligrosas de las inofensivas y se permitiera vivir en nuestras ciudades a las especies inofensivas, las cucarachas dejarían de ser un problema.

       La ocurrencia de personas picadas por alacranes y el problema de salud pública que implica, es conocido por los médicos como "alacranismo". Debido a la cantidad de especies peligrosas y abundancia de ejemplares de alacranes en el país, México es el país con el mayor índice de alacranismo a nivel mundial. Según datos del IMSS de 1990 a 1995, se registraron 327,006 casos de picadura de alacrán tan solo en unidades médicas de esta institución. De los casos anteriores un promedio de 7,799 se presentan anualmente en Jalisco, lo que coloca al estado de Jalisco en segundo lugar de alacranismo en la república, antecedido únicamente por Morelos con un promedio de 17,820 casos al año.